sábado , septiembre 25 2021
Home / Columnas / TUFO DE CORRUPCIÓN EN EL TEC´TUXTLA. + Directores y empleados confabulados… + José Luis Méndez Navarro, el más nefasto… + Un nuevo director con las viejas trácalas…

TUFO DE CORRUPCIÓN EN EL TEC´TUXTLA. + Directores y empleados confabulados… + José Luis Méndez Navarro, el más nefasto… + Un nuevo director con las viejas trácalas…

UN CASO PARA LA AUDITORÍA SUPERIOR…

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Domingo 24 de Noviembre de 2019.- Un crimen a la educación robarse el dinero destinado al proceso educativo de los chiapanecos. La situación por la que están pasando las universidades públicas del país que tienen un adeudo mayor a los 16 mil millones de pesos en conjunto y solo la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH) carga con pasivos de 2 mil 200 millones de pesos, es un dato relevante.

En Chiapas los casos de corrupción en el sector educativo han sido reiterativos y devienen desde la Secretaría de Educación donde se señala al ex titular RICARDO AARÓN AGUILAR GORDILLO de una desviación de 300 millones de pesos y en la UNACH las revelaciones de desviación de fondos desde rectorías que encabezaron JAIME VALLS ESPONDA y CARLOS EUGENIO RUIZ HERNÁNDEZ y desde antes, ponen la marca de corrupción.

Mientras, los planteles integrantes del gran Sistema Nacional de Institutos Tecnológicos hoy llamados “Tecnológico Nacional de México” se habían caracterizado por la honestidad de los directivos en el manejo de los recursos destinados a la educación de los jóvenes, cuando menos hasta principio de la décadas de los 90s en que se liquidó el nivel bachillerato tecnológico con especialidades e inicio de la educación superior en el Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez que nació en 1972 con la denominación de “Instituto Tecnológico #27”.

El Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez se caracterizó como la mejor opción de educación media y superior hasta finales de los años 90s, pero la mala administración de los recursos, los planes de estudios y los indicios de corrupción que implantaron algunos directores, ha llevado a la mediocridad en el que se encuentra la institución.

En una junta de trabajadores de la Delegación D-II-8, el entonces Secretario General, FEDERICO GUTIÉRREZ MICELI denunció un faltante de 64 millones de pesos del Patronato; dinero que provenía de “donaciones” de los empleados a los que les llegaban cheques de la Federación y que por no corresponderles –supuestamente—se les retenían. También cuando liquidaron el Patronato del Tec´, se robaron hasta los muebles de sala que ahí había.

Pongamos por ejemplo las dos administraciones como director de JOSÉ LUIS MÉNDEZ NAVARRO (1995-99), quien fue corrido por la base trabajadora por presuntos actos de corrupción y  luego otros ocho años que concluyó en los meses de julio-agosto de este 2019, con los mismos señalamientos de corrupción. Hay la percepción de que con este director se intentó la creación de grupos porriles,  manifestándose a la vez, diversos vicios como el juego de naipes, la ingestión de bebidas alcohólicas y hasta sexo entre el alumnado en los salones de clases y campos deportivos que llevaron a varios embarazos de jovencitas.

MÉNDEZ NAVARRO está calificado como el peor y más nefasto de los directores que han tenido el Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez, por encima del mismo ABELARDO SANTILLÁN BÁRCENAS (1983-88), JAVIER ALFARO MENDOZA (1989-91), JORGE ELÍ CASTELLANOS MARTÍNEZ que juntos contribuyeron al deterioro académico administrativo de la institución. En esa dimensión se movieron quienes fueron Subdirectores en la administración de MÉNDEZ NAVARRO y en caso especial la Subdirectora Administrativa por más de diez años, la contadora MARÍA ELIDIA CASTELLANOS MORALES, quien fue fiel a las perversidades de su jefe que hasta en los restaurantes como Toks, le llevaba los documentos a firmar, cuando a MÉNDEZ no lo dejaban entrar a las instalaciones del Instituto Tecnológico.

 

LAS MAFIAS CÓMPLICES DE MÉNDEZ…

Una de las estrategias para mantenerse en el poder es hacer cómplices a todos los que te rodean. Así lo hizo JOSÉ LUIS MÉNDEZ NAVARRO con una pléyade de nuevos colaboradores que se han coludido para obtener y otorgar canonjías que van en detrimento de la calidad educativa y administrativa del Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez y el prestigio de que gozó la institución en las décadas de los 70s, 80s y 90s.

Los indicios de corrupción están a la vista y en boca de todos los trabajadores del Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez que también se sienten agraviados por la situación de abandono en la que se encuentra el otrora glorioso Tec´ Tuxtla. La improvisación de subdirecciones, jefes de departamentos y oficinas, ha sido uno de los errores marcados a las últimas administraciones como sucedió en la de JORGE ELÍ CASTELLANOS MARTÍNEZ y más radical y frecuente con JOSÉ LUIS MÉNDEZ NAVARRO.

Uno de los sujetos a cuestionamiento por su soberbia e ineptitud es SALOMÓN VELASCO BERMÚDEZ, ex jefe del Departamento de Actividades Extraescolares y actual Jefe del Departamento de Servicios Escolares, quien coincidentemente es esposo de MARCELA DEL CARMEN OSORIO GÓMEZ, jefa del Departamento de Recursos Materiales, que es   hija de FRANCISCO OSORIO HERNÁNDEZ, un ex trabajador del Instituto.

SALOMÓN VELASCO BERMÚDEZ es señalado como uno de los promotores de las “Ladis Tec” que son contratadas por honorarios cuando hay en la plantilla del Tec´ demasiados trabajadores que no están haciendo nada o que son removidos a oficinas y departamentos donde su perfil no corresponde. Es el caso de la Oficina de Titulación donde habiendo personal capacitado y con perfil, contrataron a KAREM CASTILLO, dependiente de la División de Estudios Profesionales a cargo de JUAN CARLOS NIÑO TORRES; dónde hacen –desde hace mucho tiempo—“chanchullos” con las constancias de inglés (requisito obligado para la titulación) que negocian entre 5 mil y 15 mil pesos según el tabulador de urgencia del documento.

Hay otras formas de obtener ganancias del presupuesto destinado a la educación en el Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez y unas de esas son: la compra de reactivos, que habría que revisar las facturas porque adquieren a 600 y facturan a mil 800 pesos o la retención de los recursos para que al año siguiente se vayan a “remanentes no etiquetados” y puedan hacer con ello lo que les venga en ganas.

Otro caso inoficioso es el de BLANCA REGINA FIGUEROA PULIDO –hija de la ex trabajadora BLANCA PULIDO FIGUEROA—a quien sin ningún mérito, capacidad o experiencia en la materia, MÉNDEZ NAVARRO la nombró jefa del Departamento de Actividades Extraescolar donde se conducen los eventos deportivos y culturales, que hoy no tienen ninguna trascendencia dentro y fuera de la institución. Pero seguro en el nombramiento habrá una perversidad más.

En esa misma área de Extraescolares –me comentan—tienen contratados a dos en deportes cuando los que dan el perfil han sido desplazados. Eso deja ver que en las contrataciones externas hay negocios turbios y corrupción, como puede suceder en los servicios de limpieza, jardinería y vigilancia que el ex director MÉNDEZ NAVARRO le dejó operar a MARCELA DEL CARMEN OSORIO GÓMEZ, para triangular las operaciones y obtener las mayores ganancias posibles desde el Departamento de Recursos Materiales.

En este sentido de las contrataciones, hay mucho tufo de corrupción y se pueden descubrir ahora cuando el pasado jueves 21 de noviembre, una persona de nombre JOSÉ AGUSTÍN HERNÁNDEZ ZEA que fue contratada junto con sus dos hijos para levantar la carpeta e impermeabilizar el techo de los edificios, cayó de una altura de 8 metros, falleciendo casi al instante. Se debe señalar que una institución con subsidio federal “no puede contratar obras o compras si la empresa no está registrada en el SAT” y por lo tanto, se pudiera estar cometiendo un fraude en este caso, por inferirse es una “empresa fantasma”.

Hay que ver también el caso del asalto al camión del Instituto en la carretera Ocozocoautla-Las Choapas, que fue baleado –afortunadamente sin ninguna consecuencia funesta— cuando iban a un viaje de prácticas y se presume que no iba un maestro responsable del viaje y los alumnos o si el camión y los estudiantes pasajeros tiene contratado un seguro de accidente y siniestros, como  debe ser.

En el área de Comunicación Social las cosas no han sido menos adversas cuando el Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez pasa desapercibido para los tuxtlecos y chiapanecos. ¡No existe!. Y la verdad, al exterior, el Tec´ no existe. Nadie sabe de sus actividades, porque así ha convenido a las últimas administraciones que “todo lo hacen en lo obscurito”, con premeditación, alevosía y ventaja para sacar jugosos dividendos. En ese departamento de comunicación funge como jefa CAROLINA GÓMEZ VELASCO –recomendada dicen, de SALOMÓN VELASCO BERMÚDEZ, “el todopoderoso testaferro” de MÉNDEZ NAVARRO— e hija de otro ex trabajador del Tecnológico, EDUARDO GÓMEZ.

Para el Tecnológico la historia pasada y reciente no ha sido de gloria y a sus 47 años lo ha tenido que festejar encerrado en sus 17 hectáreas, edificios, jardines y campos deportivos. A través del tiempo y las desidias, se perdieron los eventos culturales y deportivos;  los cursos y conferencias académicas, la carrera pedestre de otoño; la puesta de obras teatrales como en los mejores tiempos del profesor SALVADOR ANZUETO ROSALES, RUDY MAZA SUÁREZ y ANTONIO ARREOLA HERNÁNDEZ. Y como dice el tango: “ya sos un pobre esqueleto que a mí mismo me da horror”.

Por supuesto que aquí no termina la historia porque en el tobogán que han metido los directores y sus cercanos colaboradores “testaferros” al Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez, hay mucho que decir, escribir y comentar, pues de aquella institución que era la primer opción entre los aspirantes a estudiar una carrera de nivel medio superior –primero—y superior –después— ha pasado a tercer término, porque ahora los jóvenes optan por estudiar en la UNACH, la Universidad Politécnica de Chiapas y al último “nuestro glorioso”, Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez.

Pero dejada la dirección por JOSÉ LUIS MÉNDEZ NAVARRO, ahora, quien asumió la responsabilidad en el manejo de los recursos, las actividades académicas, deportivas, culturales y buena conducción del destino inmediato del Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez,  JOSÉ MANUEL ROSENDO PÉREZ, tiene la obligación de revisar las cuentas dejadas por su antecesor y reportar a la Auditoria Superior de la Federación para que venga a poner las cosas en claro y deslindar posibles actos de corrupción de las administraciones que le antecedieron…

Se acabó el mecate… Y ES TODO…

Para comentarios, quejas y mentadas: rupertoportela@gmail.com

About admin

Check Also

Captura FGE a Objetivos Prioritarios 48 y 49 en materia de Secuestro en Chiapas

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.-La Fiscalía General del Estado (FGE), a través de las fiscalías Antisecuestro y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

301 Moved Permanently

301 Moved Permanently


nginx