lunes , septiembre 23 2019
Home / Columnas / *De la violencia e inseguridad nadie se salva *También en Chiapas hace aire *Olga Sánchez no da su brazo a torcer

*De la violencia e inseguridad nadie se salva *También en Chiapas hace aire *Olga Sánchez no da su brazo a torcer

En muchas ciudades del país ya nadie camina seguro, ya no saben de quien quedarse si de su propia sombra, de los delincuentes o de la policía.

         En lugares como la ciudad de México la gente camina con temor porque no sabe cuándo va ser la próxima víctima de la violencia e inseguridad

De acuerdo con los resultados del 23º levantamiento de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), realizada por el INEGI en la primera quincena de marzo de 2019, durante ese mes 74.6% de la población de 18 años y más consideró que vivir en su ciudad es inseguro.

Este porcentaje no representa un cambio estadísticamente significativo1 respecto a diciembre de 2018, pero sí es estadísticamente menor al de 76.8% registrado en marzo de 2018.

La percepción de inseguridad siguió siendo mayor en el caso de las mujeres con 79.6%, mientras que para los hombres fue de 68.3 por ciento.

Así, las ciudades con mayor porcentaje de personas de 18 años y más que consideraron que vivir en su ciudad es inseguro fueron: Tapachula, Villahermosa, Cancún, Reynosa, Coatzacoalcos y Ecatepec de Morelos, con 96, 95.2, 93.3, 92.8, 92.6 y 92%, respectivamente.

Por otro lado, las ciudades con menor percepción de inseguridad fueron: Saltillo, San Pedro Garza García, Mérida, Los Cabos, San Nicolás de los Garza y Durango, con 26.4, 34.5, 38.5, 40.8, 41.7 y 42.9%, respectivamente.

Asaltos, secuestros, violaciones, invasión del narcotráfico, cuerpos de mujeres que aparecer por todos lados, en todos los rincones del país, nadie se siente seguro porque no se sabe cuándo el crimen se hará presente.

Por ello, no es gratuito que Ecatepec, municipio del Estado de México, haya sido nombrado en varias ocasiones como un cementerio de mujeres o “nido de ratas”: Ya es la entidad más insegura de todo el territorio mexicano.

¡Qué confirma la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU)!, que la violencia criminal en México son de terror, la mejor prueba del fracaso del gobierno de la 4ª Transformación.

Es preocupante que la frialdad de los números, porque al igual que Pitágoras,  no mienten, ahí están las estadísticas, aunque López Obrador cínicamente diga: “yo tengo otros datos”.

 Es una realidad o una pesadilla de la cual ya queremos despertarnos, porque no queremos que un ser de nuestra familia, amistad o conocido sea la próxima víctima.

Mientras tanto, son 96 vidas perdidas cada día, o si lo prefiere cuatro muertos cada hora; un mexicano muerto cada 15 minutos, es la  epidemia de violencia que vivimos los mexicanos en los ya casi ocho meses de gobierno del presidente Andrés López Obrador.

No podemos soslayar ni voltear la vista a otro lado o echarle la culpa a otro, pero lo que si es cierto es que el presidente Obrador no hace nada para poner en marcha una verdadera política de Estado, contra la violencia, mientras crece la impunidad de matarifes y sicarios, en todos los rincones del país.

Todo lo contrario, candil de la calle y oscuridad de su casa, y también feliz como el presidente Trump por proteger su frontera de tanto delincuente, violadores, drogadictos, rateros y demás malvivientes, pues felicita la gran labor del gobierno mexicano y de su homólogo, López Obrador, por hacer un “gran trabajo” al desplegar “21 mil soldados” a lo largo de la línea divisoria: “¡No esperábamos tantos!”, espetó contento, mientras que a los mexicanos nos esté llevando la chingada y no precisamente al rancho de Palenque.

 

Sociedad Tuxtleca alcanzada por inseguridad y violencia

 

Los presidentes municipales en cada trienio, además de robarse el presupuesto público, se encargaban de engañar a la ciudadanía maquillando cifras.

Esto es desde la administración municipal de Juan Sabines Guerrero 2004-2006, periodo en donde el cáncer de la corrupción llegó para quedarse.

Luego lo sucedieron:  María del Rosario Pariente Gavito (2006.2007); Jaime Valls Esponda (2007-2010); Flor de María Coello Trejo (2010); Seth Yassir Vázquez Hernández (2010-2012); Felipe de Jesús Granda Pastrana (2012); Samuel Toledo Córdova Toledo –corrupto entre los corruptos- 2012-2015) y Luis Fernando Castellanos Cal y Mayor (2015-2018), todos impuestos para taparles el “cochinero” que dejaron, pero que lo ocultaron con el maquillaje de cifras y la danza de los números.

Ellos de vanagloriaron de ser Tuxtla Gutiérrez el único municipio que tiene el certificado como Ciudad Segura, título que les fue ofertado por organismos internacionales, como es el Instituto Karolinska, así como la Asociación Nacional de Consejeros de Participación Social, por mecnioanr algunos.

Sin embargo, asaltos, robos a mano armada, secuestros, violaciones estaban a la orden del día, resultado del abandono de los cuerpos policiacos y de investigación que nunca hicieron su trabajo, todo lo contrario se corrompieron siendo una amenaza seria para la sociedad que ya no sabía de quien cuidarse, de los policías o delincuentes.

Resultado de esos años gloriosos de corrupción e impunidad, el actual ayuntamiento que preside Carlos Morales Vázquez parece estar con las manos atadas, pues el derroche, el desvió de recursos para las campañas electorales dejaron en el desamparo al municipio.

Hoy trabaja con lo que se tiene, porque también a este gobierno municipal aplica la austeridad republicana, y por más que se estira el presupuesto, no alcanza, por lo que se tiene que ir programando las obras y servi8cios.

También Tuxtla Gutiérrez como la capital del estado, la sede de los tres poderes e importante por su actividad economía ya sufre las consecuencias de la presencia de los grupos delincuenciales, que ha venido a sembrar el terror entre la ciudadanía.

Por ello, hoy enfrenta, asaltos con violencia, robo a cuentahabientes, ejecuciones en la entidad, entre otros delitos que han encendido los focos rojos para poner a las autoridades correspondientes en guardia, porque la inseguridad y violencia se ha desbordado.

         Dice Paco Rojas, regidor del actual ayuntamiento que existe un gran temor en la capital del estado por la violencia e inseguridad que se vive, que se reflejan en las estadísticas del INEGI y en redes sociales.

         Rojas Toledo dijo que si el 69 por ciento de la población de la capital ha sentido o a tenido actos de corrupción de parte de las autoridades y si estas no están funcionando es urgente hacer cambios en la estrategia de seguridad.

Por lo anterior, dijo que pedirá al presidente municipal Carlos Morales la comparecencia del secretario de seguridad para que informe al Cabildo las medidas que se están tomando para salvaguardar la integridad física de los tuxtlecos y de lo dejarlos convencidos, pedirán su renuncia.

Algo anda mal o quienes dicen gobernar no se ponen de acuerdo, peor cuando ya están pensando en un próximo cargo público o en las próximas elecciones, eso los distrae y los hace cometer una serie de barbaridades.

No se puede gobernar desde el escritorio redactando pésimos boletines, os funcionarios de Chiapas no terminan de aprender que ya no se puede gobernar con mentiras difundidas por boletines que nadie lee ni se puede, es el momento de actuar porque al estado se lo está cargando el payaso,  aun con las famosas mesas madrugadoras de seguridad, que lo único que han demostrado que son ineficientes.

La mesa de seguridad que sesiona en palacio de gobierno sólo funciona para que un grupo de funcionarios se reúnan a tomar café y a gozar del clima artificial del aire acondicionado, que hace presuponer a estos funcionarios que toda la población chiapaneca tiene el mismo clima agradable que ellos.

Lo criticable de todo esto, existan grupos desestabilizadores, oportunistas que quieren llevar agua a su molino y en vez de aportar soluciones convocan a protestar y marchar para ajusticiar al alcalde.

Ante una sociedad apática, dudo mucho que esa convocatoria acudan los verdaderos afectados, no los oportunistas que buscan sacar provecho de un movimiento que está condenado al fracaso.

Pero en fin, confiamos en que las autoridades realizarán lo conducente, pues la sociedad no puede ni debe estar secuestrada por el crimen organizado ni por autoridades inútiles que les ha quedado grade el cargo, sobre todo aquellos que llegan a calentar su silla a la Fiscalía General del Estado y de la Secretaría de Seguridad y Protección Civil.

 

Como ministra en retiro, Sánchez Cordero tilda de inconstitucional la “ley Bonilla”

 

“En mi opinión, pero ya no como secretaria de Gobernación, en mi opinión como ministra en retiro, por supuesto que es una reforma inconstitucional, en mi opinión, pero yo como secretaria de Gobernación tengo que ser absolutamente respetuosa del Congreso local, de los partidos políticos que van a interponer las acciones de inconstitucionalidad y, por supuesto, de lo que resuelva en su momento la Suprema Corte en relación con esta reforma”, declaró en entrevista.

Diez días después de que el Congreso de Baja California aprobó ampliar de dos a cinco años el periodo del próximo gobernador, el morenista Jaime Bonilla, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, opinó como ministra en retiro que la reforma es inconstitucional.

Al igual que su jefe López Obrador, Sánchez Cordero como Poncio Pilato se lava las manos y prefiere evadir la respuesta al cuestionamiento de los reporteros. * * * Eso es todo por hoy, hasta el lunes próximo primero Dios con más de lo mismo.

leoneldurante@gmail.com

www.diariotribunadechiapas.com.mx

About PMNoticiasMx La Agencia Informativa

Check Also

La FGR indaga a Alejandro Moreno, líder del PRI, por enriquecimiento ilícito

Ciudad de México, 22 SEP.-La Fiscalía General de la República (FGR) investiga al dirigente nacional del Partido …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *