miércoles , junio 23 2021
Home / Noticias Recientes / CARTELERA POLÍTICA

CARTELERA POLÍTICA

*Recordar a Cuauhtémoc López Sánchez.
*Reavivar al muerto
*Hugo Pérez tiene proyecto de trabajo
El viernes pasado por la noche observe las fotos del rector de la UNICACH Juan José Solórzano Marcial que el equipo de prensa envió junto a la información oficial de la toma de posesión como máxima autoridad de esa institución educativa.
Me llamó la atención del enorme parecido Juan José Solórzano con el ex rector de la UNICACH, Cuauhtémoc López-Sánchez Coello (1999-2001), fallecido en 2011.
El 12 de marzo del 2017, siendo rector de esta institución académica, Adolfo Guerra Pérez a López Sánchez fue homenajeado por su destacada labor como abogado e historiador chiapaneco académica, política y pública; y su trayectoria como diputado federal y presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado.
Lamentablemente la UNICACH a lo largo de su existencia ha vivido momentos álgidos, de turbulencias, desestabilización, perversidades sindicales aliadas con el gobierno, que han frenado el avance académico de la institución y por ende en el desarrollo profesional de su población estudiantil.
En aquella memorable fecha, Guerra Pérez definió a López Sánchez “como un hombre íntegro, de estatura intelectual y moral, que al tiempo de construirse a sí mismo en la virtud y el mérito, como caminos inequívocos, contribuyó a la cultura y a las instituciones públicas de su terruño querido y de nuestra patria”.
El hijo del homenajeado, Hermilo Alejandro López Sánchez Cervantes, habló de la personalidad de su padre, a quien definió como una persona inteligente, seria, gran conversador, ameno, sárcastico y simpático, que no necesitaba mucho para disfrutar la vida.
Yo solo agregaría a Cuauhtémoc López Sánchez sabía hacer amigos y le gustaba elegirlos
A López Sánchez la UNICACH le debe su modernidad y también gracias a él le debe la autonomía universitaria a la visión y empeño, al gestionar, poner la primera piedra para que en el año 2000, construir la Ciudad Universitaria, que daba un horizonte de programas, obras de infraestructura y proyectos que brindaron rumbo y sustentabilidad a esta institución educativa.
No obstante los logros alcanzado por López Sánchez, el entonces gobernador Pablo Salazar en su afán vengativos contra Roberto Albores Guillén, urdió el plan desestabilizador para destituir a quien le vio vida a la UNICACH.
Pablo Salazar enfermo de poder como hoy el dueño de Morena, le movió el tapete a varios políticos que no comulgaban con sus retrogradas ideas, pero no salió bien librado, porque le queda como anillo al dedo este dicho: “el que obra mal se le pudre el *.com.
Juan José Solórzano Marcial, bailará con la más fea?
Antes de pasar a este tema solo debo recordar al nuevo rector de la UNICACH de las gentes que estará rodeado, no la de los funcionarios que elija para que lo acompañen en esta nueva encomienda, sino de aquellos que se prestan a movidas perversas como lo son los “floreros” que integran la “Junta Directiva de la UNICACH”.
Ellos don pistoleros a sueldo que se venden al mejor postor, basta recordar que el noviembre del 2001 se erigieron como la “santa Inquisición” para condenar a la remoción de López Sánchez, por incurrir en faltas a la Legislación Universitaria.
Quienes lo condenaron y se confabularon con Pablo Salazar fueron: Constancio Antonio Narváez Rincón, Sergio Nicolás Gutiérrez Cruz, Arturo Fernández Cerdeño y Jorge Luis Lara Aguilar, que por unanimidad, determinaron destituir a Cuauhtémoc López Sánchez como rector de la mencionada institución educativa.
Luego el boletín informativo fue pagado en medios nacionales y locales por lo que antes mal funcionó como Dirección de Comunicación Social del gobierno estatal a cargo del “vocero mudo”, David Tovilla.
Volviendo al tema, diremos que hemos leído cometarios positivos acerca del nuevo rector de la UNICACH que no dudamos que logre “revivir o reavivar al muerto” universitario, porque sus antecesores, al igual que gobernadores, funcionarios públicos, presidentes municipales, diputados o senadores llegan al cargo no para servir, sino para servirse para que al término de su gestión terminar como los nuevos millonarios de Chiapas.
Solórzano Marcial tiene en las manos una “papa caliente” muy difícil de tomar con las manos o una “bomba de tiempo” que le puede estallar en cualquier momento.
Ello es el resultado de los malos manejos de que ha sido objeto en los gobiernos administrativos, al grado tal que si este gobierno de Rutilio Escandón no lo apoya para enderezar el rumbo y realizar una limpia al interior, difícil será erradicar a esa mafia enquistada a lo largo del tiempo en la institución académica y por ende la crisis continuará.
Por ejemplo, tendrá que sacar a cuanto aviador este devengando sueldos sin trabajar, sanear los lideres sindicato corruptos del Spaunicach y el Seaunicach, que solo tiene ojos para el dinero y buscar beneficios de grupo; así como la erradicación del cáncer de la corrupción.
Amén de hacer un análisis de los sueldos de los más de mil 700 trabajadores, entre académicos, personal administrativo y de confianza; el reajuste de la nómina para ajustarlo al esmirriado presupuesto, además que Juan José Solórzano darse a la penosa tarea de despedir a trabajadores sin importar su calidad o capacidad académica.
Por eso digo que tremendo compromiso se ha echado a cuestas el nuevo rector de la Unicach, quien tendrá que aprender a torear a sus proveedores para negociar las deudas como las que tiene con el IMSS e Infonavit, así como a la CFE.
No pongo las cifras porque son millonarias que podrían poner a temblar al nuevo rector, pero no dudo que las conozca, que con todo y ello, tendrá que hacer un milagro para “revivir al muerto”
Sin demagogias, es para servir al pueblo
Hugo Pérez Moreno, político, empresario y aspirante a la presidencia municipal de San Cristóbal de Las Casas tiene claro que de salir favorecido por el voto popular y el de las mayorías de los sancristobalenses sus objetivos a seguir a partir desde el primer día de gobierno buscar las alternativas de solución para esos grandes problemas del municipio, que a la fecha ninguna autoridad ha querido atender.
Pérez Moreno dijo que una de las demandas que el pueblo pide ser atendidas es la de seguridad, la inseguridad se ha apoderado de la localidad y a decir de este San Cristóbal ha quedado en manos de las bandas criminales.
Hugo Pérez aseguró no ve en lo que se refiere al actual gobierno municipal estrategia alguna de cómo poder hacer frente a tanta inseguridad, por lo que creo nosotros mismos vamos a buscar planes para salir adelante, sobre todo después de la pandemia, porque ya no es lo mismo.
El también empresario hotelero espera la determinación que partidos políticos conformen una alianza, y después de ello, ya tiene claro los objetivo a seguir para sacar de la crisis que en este momento se encuentra, como son la economía, el desempleo, la inseguridad, la crisis sanitaria, el comercio y sobre todo la industria hotelera, que es el motor de la economía del municipios.
El aspirante a la alcaldía coleta aseguró que a diferencia de otros candidatos –que son muchos-, él si tiene proyecto de trabajo porque su meta no es servirse del poder sino con poder servir a los ciudadanos, principalmente en este momento que las autoridades municipales han frenado sus actividades en un afán reeleccionista y que por ello, los afectados son los ciudadanos.
Del Montón
El único pero que le pongo al “Gran Cheque”, Ezequiel Orduña Morga es el partido que lo postula, porque todos conocen su historia, pero de ahí en fuera, veo que sus adversarios como se dice aquí “le tiemblan las canias”, al saber que es el oponente con mayor fuerza para volver a ocupar la presidencia municipal de Tapachula. Es la “guerra sucia”, Cheque lo sabe y sabe que le echarán montón, porque el rival a vencer es él. En la guerra sucia se ve la mala leche de sus oponentes, porque son mediocres e intentan denostarlo con asuntos de los cuales ya los superó y salió airoso. No hay otra situación que cargue sobre sus espaldas el Gran Cheque, solo la de haber sido un buen alcalde y entregar buenas cuentas. Pues quiérase o no Ezequiel Orduña a diferencia de otros, este si aparecerá en la boleta electoral. Lo que se diga de Cheque en su contra es basura al igual los que propalan los rumores, porque el “miedo no anda en burro”, Mientras que Cheque Orduña tiene ya listo su programa, planes y proyecto de gobierno, el resto solo tiene en la mente poner piedra en el camino para que no llegue.
Tal como la fábula de la liebre y la tortuga, mientras el primero se burla, de su oponente, este piensa como de aquí al 6 de junio les ganará la Silla China del Ayuntamiento de Tapachula.

About PMNoticiasMx

Check Also

Paola Villamonte llama al voto por Morena

* La candidata a diputada por el distrito XIII visitó la colonia 6 de junio. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *