fbpx
Casa / Chiapas / ALVARADO, LA CAPITAL DEL JELENGUE

ALVARADO, LA CAPITAL DEL JELENGUE

+ Las fiestas que nunca faltan…

+ Tradición mexicana de vestirse de mujer…

+ El “Encierro de Burro”, un gran evento…

                            Ruperto Portela Alvarado.

         Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Lunes 04 de Febrero de 2019.- Finalmente me queda la alegría de ser orgullosamente alvaradeño. Lo soy cabalmente. Creo que se me da lo bullanguero, la hilaridad del lenguaje y el conocimiento pleno de la picardía. ¿Será por eso que me entusiasma, me enorgullece ser alvaradeño y gozar con sus tradiciones y fiestas que no acaban nunca?.

         Tomé mi autobús, como hace tres años por costumbre lo hago para salir de Tuxtla Gutiérrez a disfrutar las fiestas alvaradeñas. Estuve en mayo –del año pasado—para las “Fiestas de las Cruces” y el majestuoso “Arroz a la Tumbada”.

         Es fascinante ver como los alvaradeños anfitriones, los invitados y visitantes como yo, nos plegamos a la solemnidad de los rezos y festejos de las “Cruces de Mayo” con sus cánticos y oraciones dentro de la Iglesia de Nuestra Señora Virgen del Rosario y en las calles donde se erigen las llamadas cruces que semejan a la corona española.

         Por otro lado, la romería de la fiesta del “Arroz a la Tumbada” que ya se hizo tradición por más de 20 años, por lo que ya está inscrito en los libros de Record Guinness. De mayo pasamos al 1º de junio “Día de la Marina” que se festeja con un recorrido de las embarcaciones pesqueras y la ceremonia de la ofrenda floral en altamar en honor a los marinos y las fuerzas armadas.

         Sin darnos cuentas estamos en octubre y con su primer sábado del mes, inician las “Fiestas Tradicionales” en honor a la Virgen del Rosario, Santa Patrona del antiguo pueblo de Atlizintla o de San Cristóbal. Es sábado de mojiganga cuando los alvaradeños –y algunos invitados—se disfrazan de cualquier cosa en un afán de burla, de mofa a la sociedad y en últimas fechas, diseñan y desfilan con figuras gigantescas que van desde un caballo de troya, un barco, un cangrejo, un pescado, una gallina o un ganso y, muchas cosas más que alegran la fiesta; sin faltar los toros de cartón que embisten a la gente.

         Pero lo que no tiene comparación y no la tuvo el pasado año 2018 fue el “Encierro de Burros”, con más de mil participantes disfrazados de mujer en el desfile y un torrente de miles de gentes en las calles que disfrutaban el festejo. El“Encierro de Burro” es tradicionalmente un desfile de hombres, elegante o estrafalariamente vestidos de mujer, montados en burros –que está vez no aparecieron– burlándose en una parodia de las suntuosas cabalgatas de damas de la alta alcurnia, que se hacían a la usanza española.  

         En esta festividad hay de todo. Hombres vestidos de mujer con atuendos de lujo o los desarrapados que dejan ver sus ligueros, medias y hasta las pantaletas. ¡Un desmadre bien organizado!. Para dar una idea de lo que es el “Encierro de Burros”, este se asemeja a las “Fiestas de los Chuntá” en Chiapa de Corzo, Chiapas o el “Festival de los Muxe” en la región Istmo de Tehuantepec, Oaxaca.

Las Chuntá (Chuntápalabra de origen chiapaneca que significa criada) son personas del sexo masculino que se disfrazan de mujer para imitar a las antiguas sirvientas de doña María de Angulo, que junto a otros sirvientes españoles (los Parachicos) iban de casa en casa repartiendo maíz, frijol, legumbres y frutas. Este desfile se da en el marco de la “Fiesta Grande de Chiapa”que incluye también el recorrido por los distintos barrios de la población, así como el “Combate Naval” que se escenifica entre las orillas del Río Grande o Grijalva.

De los “Muxes” se pueden decir muchas cosas, pero es un género de hombres que juegan roles de mujeres en la región zapoteca del istmo de Tehuantepec. Se denomina Muxe (‘mushe’) al género que define a una persona nacida con sexo genital masculino que asume roles femeninos en cualquiera de los ámbitos social, sexual y/o personal. Las personas Muxecorresponden a parte del espectro de la diversidad sexual y de género en esa región y son respetados como tales en el círculo social en el que se desempeñan.  

Las velas en las que participan son fiestas prehispánicas que se realizan en la región del Istmo de Tehuantepec, en el estado de Oaxaca, en las que se come, se bebe y se baila. Los Muxes tienen una presencia social tan fuerte en Juchitán –y otros municipios de la Región Istmo– que tienen una propia festividad, llamada “Vela de las Auténticas Intrépidas Buscadoras del Peligro” que se celebra en la segunda quincena del mes de noviembre.

Esta festividad de hombres vestidos de mujer con roles femeninos, nació alrededor de los años setenta como una reunión entre amigos con una común militancia en el Partido Revolucionario Institucional, pero ahora se realiza sin tintes políticos y con la inclusión de toda la comunidad, siendo una clara muestra de que existe la posibilidad de integración de la diversidad sexual en la vida cotidiana de la sociedad oaxaqueña. (Wikipedia).

Que los hombres se vistan de mujeres o con ropas femeninas ya es muy común entre homosexuales, gay, travestis, pero que heterosexuales lo hagan, en últimas épocas, también; más si algunos no están definidos o quieren salir del ropero (o closet, si tienen dinero). Solo que en los casos mencionados de Alvarado con el “Encierro de Burro” y Chiapa de Corzo con la “Fiesta de los Chuntá”, lleva al jolgorio, el jelengue, la brama y la bullanguera condición de divertirse en una actitud de sorna, burla, jocosa o tradición en algunas partes del México nuestro…

Con un saludo desde la Ciudad del Caos, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, tierra del pozol, el nucú, la papausa y la chincuya…

Acerca de admin

Verifica Tambíen

Sentencian al ‘JJ’ a 20 años de cárcel

La Fiscalía obtuvo de juez en el Estado de México sentencia condenatoria de 20 años …

A %d blogueros les gusta esto: