fbpx
Casa / Cultura / Latrocinio y la revista Ámbar

Latrocinio y la revista Ámbar

Un ejemplo de esos exabruptos lo vivió el cartonista Enrique Alfaro Santos, quien era diseñador de Ámbar. En una ocasión en que faltaba material para completar la edición del semanario, insertó una de las caricaturas que había hecho para un libro inconcluso de humor negro.
“Debido a que el semanario se imprimía en Oaxaca, Alfaro tenía que cerrar la edición los viernes, para que el lunes lo estuviera distribuyendo, después de un viaje fatigoso de ocho horas de ida y ocho horas de regreso de la antigua Antequera.
“Cuando estaba de vuelta con los ejemplares, se enteró de que el gobernador había realizado cambios en su gabinete, y él, sin saberlo, había incluido en la primera plana de Ámbar un cartón donde un político con un anzuelo pescaba en una taza de baño. El titular era todavía más explícito: “ Gabinete en formación”.
“Patrocinio González Garrido llamó a los directivos de la publicación para reclamarles el ultraje y externarles su deseo de hablar con el autor de la caricatura:
“No fui- señala Enrique Alfaro-, porque no me habría creído que el cartón no tenía nada que ver con lo que había anunciado el lunes por la mañana, y que implicó la remoción de algunos de sus funcionarios. (Entrevista, 24 de julio de 2006).
“Pasado algún tiempo, Alfaro publico un nuevo cartón en donde se veía al gobernador en la cima de una montaña, gritando “eco, eco, eco”, y el eco le respondía: “Ego, ego, ego”.
“También en esa ocasión, el gobernador reclamó a los directivos el trato noticioso recibido en Ámbar, y pidió nuevamente que el autor de la caricatura se presentara a sus oficinas. La respuesta, por parte de Alfaro, fue la misma: no recibir el regaño.
“Cuando se enteró de la negativa, el comentario de Patrocinio González Garrido fue:2 Si se niega a venir, es que seguramente ese muchachito es más egocéntrico que yo”
“Los cartones nada complacientes de Alfaro y de Arcadio Acevedo; los reportajes de Fredy López Arévalo, Leticia Hernández Montoya, Elio Enríquez y Juan Balboa; los comentarios de Enrique García y Sergio Stahl; las reflexiones provocadoras de Walda Barrios, Andrés Fábregas Puig y Becky Álvarez del Toro, y las fotografías sin retoque de Elianne Cassorla y José Angel Rodríguez fueron creando en el gobernador una malquerencia con el colectivo Ámbar, que se incrementó con la publicación de un reportaje gráfico del desalojo de los indígenas de Chalam del Carmen.
“Patrocinio González Garrido no ignoraba , sin embargo, que en ese grupo de periodistas jóvenes, inquietos y profesionales, se podía apoyar para asentar una nueva visión de comunicación social en Chiapas. Se acercó a Juan Balboa para decirle que hicieran periodismo bajo la condición de no criticar nunca la figura del gobernador, aunque sí a sus colaboradores.
“La parte donde pedía respeto a la figura del gobernador era la manzana de la discordia. Los más irreverentes, Juan Balboa, Fredy López y Viétnika Batres Sentían en esa propuesta la represión hacia la prensa, mientras Andrés Fábregas, Enrique García, Leticia Hernández y Elianne Cassorla entendían la propuesta como toda una ventana de oportunidad al futuro. Fue imposible llegar a un acuerdo y Juan Balboa fue, finalmente, a hablar con el gobernador para decirle que era imposible aceptar aquello de “respetar la figura del gobernador” porque atentaba contra la libertad de expresión (García Cuellar, 2004: 86).
“Aunque el gobernador se encolerizó con la decisión de los socios de Ámbar, no los reprimió, si no que con paciencia de orfebre fue quitándoles socios para incrustarlos en la estructura gubernamental, y no permitió que ninguna publicidad oficial apareciera en el semanario hasta que ya, sin recursos, la publicación tuvo que cerrar en 1990.“ Los colaboradores principales tuvieron que emprender la diáspora: Juan Balboa se trasladó a Cuba; Fredy López Arévalo, a Costa Rica; Sergio Stahl, a Los Ángeles, y Enrique Alfaro, a Yucatán”./del muro de Enrique Enrique Alberto Alfaro Santos
P.D. El escrito omite una última reunión en la Yaxná, la casa de don Miguel Álvarez del Toro, donde Andrés Fábregas, Juan Balboa, Veky Álvarez dE Toro, Enrique García Cuellar y Elian Casorla pactaron con Patrocinio González, y le vendieron la casa de la Editorial Ámbar. Todos cerraron filas, el incómodo era yo. Al día siguiente salí a San Cristóbal de Las Casas, y de ahí viajé a La Mesilla, por donde crucé la frontera hacia Guatemala. Un día después volé a San José de Costa Rica, donde el periodista Miguel Conde Darbell me recibió y me puso de su segundo de abordo en la delegación de Notimex para Centroamérica. Patrocinio pactó con el chileno Pablo Hiriart la invitación de Juan Balboa a la corresponsalía de Notimex en Cuba. Vecky Álvarez fue diputada local en sustitución de Roger Grajales; Andrés Fábregas Puig fue nombrado titular del Instituto Chiapaneco de Cultura; Enrique García Cuellar se convirtió en su asesor; Ileane Casorla recibió una cifra millonaria para retornar a Francia; y hasta el chilango Carlos Román García fue designado oficiosamente (así como se oye) Antropologo y pronto era el amanuense oficial que escribía los discursos e informes de gobierno de Patrocinio; en tanto que Sergio Sthal se dedicó a traficar cocaína mientras estaba matriculado en la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles.

 

Acerca de PMNOTICIASMX

Verifica Tambíen

“Cinema Sinfónico” llega a San Cristóbal

Más de 130 artistas presentarán un espectáculo de teatro, cine y música en el Teatro …

A %d blogueros les gusta esto: