fbpx
Casa / César Trujillo / Las normales y el caso Mactumactzá

Las normales y el caso Mactumactzá

Las normales rurales se crearon en el primer cuarto del siglo XX y son consideradas el último bastión, de lo que Octavio Paz llamaría la primera de las grandes revoluciones del siglo: un fenómeno nuestro que hizo a México ser otro. Los antecedentes datan de las Normales Regionales Campesinas y las Escuelas Centrales Rurales, y desde siempre se vieron alejadas de las prioridades del gobierno federal cuya apuesta ha sido la ahistoricidad de la escuela como un todo de privilegios que empodera a la urbanidad.

La historia nos muestra que, desde sus orígenes, las normales han carecido de un presupuesto que sea suficiente para cubrir todas las necesidades requeridas. Es más, en sus inicios buscaban apoyos económicos en diferentes lados y fue en las comunidades donde este llamado hizo eco y terminó generando, como resultado de la búsqueda por subsistir, el sentido de autonomía que hoy requiere, de forma urgente, una reorientación.

Así, pues, el asesinato de un joven de nuevo ingreso bajo prácticas de supuestos rituales de iniciación ha puesto ahora a la Normal Rural Mactumactzá de Chiapas en el ojo de todos y no puede tomarse ciertamente como un hecho aislado, pero tampoco puede ser juzgado a priori  y al vapor. Por eso llama la atención que uno se encuentra con versiones encontradas y hasta con un linchamiento generalizado, y hasta despectivo, por muchas de las prácticas delictivas en las que se sindican directamente a un grupo de muchachos de esa institución.

Ahora bien, en un primer plano de investigación quienes deben estar ya siendo llamados a cuentas son los directivos, pues es inadmisible que la autoridad rectora de esa institución sea rebasada y no tenga la capacidad de controlar lo que dentro de la normal sucede, y que se ha dejado sin tomar en cuenta desde hace ya varios años, cabe señalar. Difiero totalmente con quienes afirman (aunque respeto las posturas) que este tipo de normales deben eliminarse, porque desde esos espacios la formación política ha dado luchadores sociales que han elevado la voz y entregado  hasta la vida por su gente: mujeres y hombres que han regresado a sus comunidades a buscar mejorar la situación en la que viven. No olvidemos que fue de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa de donde surgieron Lucio Cabañas y Genaro Vásquez Rojas, por mencionar algunos.

Es bien sabido que desde esos espacios se alternan tanto la formación pedagógica con la formación política bajo el objetivo de convertir a los alumnos en “agentes de cambio dentro de su sociedad”. Ese es el objetivo, el que debe imperar y que ha causado incomodidad a las cúpulas. Por ello en una entrevista de TeleSur, firmada el 14 de noviembre de 2014, el profesor José María Calderón de la Universidad Autónoma de México (UNAM) explicaba que “las escuelas normales se han convertido en una amenaza para el sistema capitalista que gobierna en México, debido a la formación crítica de muchos  de sus estudiantes, quienes se oponen a la privatización de la educación. Por este motivo, frecuentemente son criminalizados para que no hagan sus observaciones contra el Estado”.

Ahora bien, para aclarar paradas y limpiar elucubraciones. Estoy de acuerdo con la formación política en los jóvenes, sí, porque considero que esa parte crítica se ha perdido en todos los sentidos y urge recuperarse la formación académica, la que forje nuevas voces y liderazgos como fueron creadas en un inicio las normales, pero eso no es lo mismo que pedir impunidad a los responsables de la muerte del joven oriundo de Carranza, como lo está haciendo el Consejo Central de Lucha (CCL) de la sección VII del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en la región altos, que por un lado pide la aplicación de las leyes para esclarecer la muerte de los 43 pero se niegan a que esto mismo se dé en el caso de la Mactu.

Se trata de la vida de un joven y los daños a la salud de dos más por prácticas que en nada tienen que ver con la formación académica y la enseñanza de la didáctica que es una de las características de este tipo de escuelas. Prácticas, ojo, que deben desaparecer de forma inmediata de todas las instituciones por ser no sólo un método burdo y de abusos, sino que en nada abonan a los intereses intelectivos de los jóvenes que se inscriben en esas escuelas. ¿Porque el CCL quiere que no se aplique el Estado de Derecho y, por tanto, pareciera que exige que se omita la responsabilidad del estado por sus actos frente a los ciudadanos? No sé, pero esto no debe ser más.

Ojalá y las autoridades lleguen hasta las últimas consecuencias con apego a las leyes, sin juicios superficiales y sin favorecer a terceros como a los directivos, y que este sea el comienzo para que el Estado voltee a ver a estas instituciones y se les regrese el pundonor con el surgieron en tiempos de Cárdenas.

Manjar

Dicen que la que regresa sin problemas al Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional (PAN) en Chiapas es la señora Janette Ovando. Y no sólo eso, sino que con llega con la venia y respaldo de Moreno Valle que se va a la dirigencia nacional. Con eso y con los acuerdos cupulares que traen ya bien amarraditos, la impugnación que le hicieron para intentar quitarle la diputación plurinominal nomás no se les hará. Así que Ovando Reazola será diputada local por el albiceleste y dirigente estatal del instituto. Les guste o no. #PorSiAndabanConElPendiente // La recomendación de hoy es el libro de Introducción a la sociología de Alain Touraine y el disco Bad to the Bone de George Thorogood & The Destroyers. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

Acerca de PMNOTICIASMX

Verifica Tambíen

Tentáculos concesionados

El problema del transporte en Chiapas no es nuevo. A su alrededor ronda un espectro …

A %d blogueros les gusta esto: