fbpx
Casa / Cultura / RECORDAR es VOLVER a VIVIR

RECORDAR es VOLVER a VIVIR

Estuve en Roma en 1988 con la cúpula del Partido de la Refundaación Comunista de Italia (PRC) cuando fue aprehendido el líder de la guerrilla del Kurdistan (el PKP) y escuché (cuando aún no hablaba italiano) las conversaciones entre la periodista de ‘Il Manifesto’, Angela Belei, y Ramón Mantovani, encargado de las relaciones exteriores del PRC, los pormenores de la captura de Abdullah Öcalan, que había confiado su vida a los comunistas italianos para su  trasladó de Turquía a Rusia y desde allí a Italia y Grecia en busca de asilo político. Viajé por Grecia, de Atenas a las islas de Delfos, a Meteora, y recorrí en ferri el archipiélago de las Cícladas por el mar Egeo; recorrí Milos, Míkonos, Naxos, Paros, Siros, e hice una estancia de un mes en Santorini.
 Visité la tumba de James Douglas Morrison en el cementerio de Parla Chase, en París, ahora cercado por una valla infame. Aún así sigue siendo la más visitada. Miles de chicles adheridos a la malla que protege a un árbol y decenas de candados cerrados en torno a la valla dan cuenta de ello. Nunca faltan flores y músicos de todo el orbe que vienen a París para rendirle pleitesía. Incluso el gobierno de Nueva York ha reclamado por años la paternidad de Morrison. Han pretendido trasladarlo. Representa un gran baluarte y un muy rentable activo turístico que a París le deja millones de euros al año. Imposible ceder…
Recorrí el cementerio de Montparnasse para visitar la tumba de Porfirio Díaz, Julio Cortázar, César Vallejo, Sartre, Margueritte Durás, Simonne de Beauvoir, que están en ese cementerio.
Recuerdo aún el epitafio en la tumba de César Vallejo -murió de hambre-. Leyenda que a la vez es un fragmento de un poema suyo: “yo nací un día que Dios estaba enfermo”.
Conocí a las chilenas dueñas del bar C’attrape Coeurs, al final de la Rue Ramay, en Chateau Rouge, en la parte baja de Monmartre, y arriba, imponente, la iglesia del sagrado corazón. Caminé en la mafrugada, solo, briago, por la Rue Mulller para alcanzar la iglesia de Nuestra Señora de París y conté una a una las escalinatas hacia Monmatre. Conté y reconté, una y otra vez, uno a uno, los escalones hasta alcanzar esa mole imponente, para admirar Nuestra Señora de París en toda su magnificencia: veinte escalones y un descanso; 21 escalones y otro descanso; 21 escalones…21 más, hasta alcanzar la iglesia del Sagrado Corazón. Le puse unas monedas al telescopio y ví en toda su magnificencia Monparnas y la torre Eiffel. Me descalcé y caminé así por la orilla del Sena para sentir París. Fui a una biblioteca y busqué en español libros de Uno que otro libro de Alexandre Dumas, Víctor Hugo, Emile Zola, Olympe de Gouge, Patrick Suskin, Marguerite Yourcenar, Simone de Beauvoir, y con los africanos de Malí compré uno que otro CD de Edith Piaff, de Bárbara, de Serge Gainsbourg. También en París -hace dos años- escuché como un eco que siguió durante ese viaje por Europs una grabación de la comandancia general del EZLZ en Chiapas y tomé nota:
 “”Aquí les decimos, de nuevo a esos pinches malos gobiernos:.
NO somos limosneros.
.
No recibimos sobrantes de sus mesas.
No buscamos ni recibimos migajas.
Buscamos gobernarnos con nuestros pueblos de México, con Justicia, Libertad y Democracia…
De por sí así son los malos gobiernos: gente ignorante y estúpida que no tiene buen pensamiento para gobernar y sólo tiene manos grandes para robar. Es así como lo demuestran y han demostrado los presidentes municipales y regidores, el Manuel Velasco y el Peña Nieto. Todos ellos, de cualquier partido que sean, son ignorantes que sólo se avivan cuando hay que robar y se peinan y se arreglan mucho para las fotos de la prensa de paga. Así lo vivimos durante más de 71 años del PRI y 12 años del PAN y ahora sigue el PRI. Además de que lo hemos visto en los gobiernos locales donde pasan los demás partidos como el verde ecologista, el de la revolución democrática, el del trabajo, el movimiento ciudadano y otros, cualquiera que hay y habrá de políticos profesionales….”
En la ciudad luz bebi Champagne Moët & Chandon, y Brut Imperial, y un J.P Chenet y en la tumba de Morrison fumé -una otra vez, dicen en mi pueblo- un pitillo de mariguana como teibuto a un grande. En París tambien leí sobre Paul Valeri y los llamados “poetas malditos”.
También en París viví la desesperación de los inmigrantes africanos que recién han llegado al país -muchos aún en condiciones tribales, con sus atuendos originales y su vida primitiva, y sufrí junto a la parlamentaria Erica Hennequín, del Partido Verde de Suiza, un casí linchamiento similar a los escenificados en San Juan Chamula, en Chiapas, por tomar fotografías en un refugio de ilegales.
Viví dos semanas en Brixtón, en Londrés, Inglaterra, y ahí acudí a una conferencia del escritor mexicano Carlos Fuentes.
En Estados Unidos, sobrevolé el Misisipí, inmenso, majestuoso, serpenteando entre una inmensa planicie, y viví durante ocho meses en Nueva Orleans, y desde el aire aprecié el golpeteo de las olas con la costa ahí donde el majestuoso Misisipi desemboca al Golfo, y desde el aire ví, muy diminuto, el trazo de sus calles. Viví la fiesta del Mardigras (carnaval) y escribí sobre esa bella ciudada, desde el famoso Barrio Francés. Disfruté del jazz en cada esquina y de sus hermosas mujeres con los senos al aire, a las que puedes chuoarselas a cambio de una baratija: un collar de plástico, porque así es la tradición. Me embriague en sus bares y recorrí la ciudad en bicicleta como es habitual.
Retorné a Chiapas en 1994 -enviado especial por Roberto Rock, entonces director general de El Universal- cuando un ejército de indígenas salió de la selva para declararle la guerra al gobierno mexicano./Fredy López Arévalo, director de la revista Jovel. Continuara….

Acerca de PMNOTICIASMX

Verifica Tambíen

Se realizará Semana Cultural y Deportiva en el Poder Judicial

Tuxtla Gutiérrez, Chis., 24 OCT.-Para promover los valores de amistad, confianza y el compañerismo entre …

A %d blogueros les gusta esto: