Casa / Política / Segunda vuela electoral forzosa en México

Segunda vuela electoral forzosa en México

Hasta en países más atrazados, como Guatemala, se ha establecido la segunda vuelta electoral en las presidenciales.
Pero no como pretenden los políticos mexicanos: cuando la diferencia de sufragios entre los dos candidatos punteros no supere o sea menor al 3% del electorado.
 ¡¡¡No…!!!
La segunda vuelta electoral debe ser obligatoria cuando la participación del electorado no supere o sea menor al 50% +1 de los sufragios emitidos.
La modalidad más utilizada de segunda vuelta es la de mayoría de los países donde está vigente se establece que si ningún candidato obtiene más del 50% de los votos en la primera ronda, entonces los dos más votados pasen a la segunda vuelta, para definir al ganador, ya con cualquier porcentaje.
En la mayoría de países de América Latina la legislación electoral contempla la segunda vuelta presidencial. México y Honduras son de los pocos países que no la tienen.
Pero en Honduras el tema ya está en el debate parlamentario. En México el tema se ha engavetado, y en entidades como Chiapas, incluso, se ha pretendido ir hacia atrás, eliminando prohibiciones legales de parentesco y consanguinidad. Parecería una aberración, pero es real. Pasó por el filtro del diputado Hugo Pérez Moreno, del PVEM, presidente de la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales y fue discutido y votado por el pleno. Claro, el diputado Pérez Moreno resultaba beneficiario directo de la enmienda. Su esposa, Linda Higueras Gutiérrez, fue electa en los comicios locales del 2015 Síndico municipal en San Cristóbal de Las Casas. El diputado tiene aún la intención de postularse por la presidencia municipal en los comicios del domingo 1 de julio. Por fortuns la enmienda fue rechazada, sino México hubiese sido tachado en el contexto internacional con una X gigante, en el ranking de las naciones con sistemas democraticos endebles y en retroceso.
El caso Chiapas es de replay.
La segunda vuelta electoral no solo se está implementando para dar legitimidad al presidente electo sino también como una válvula de escape a una eventual convulsión social.
Honduras se convulsionó en diciembre de 2017 por la indefinición en el resultado electoral de los comicios del 26 de noviembre, enmarañados en la sospecha de un fraude para favorecer la reelección del presidente oficialista Juan Orlando Hérnandez.
La gobernabilidad de una Nación está en riesgo cuando el candidato electo en la primera ronda alcanza una votación que en muchos casos no supera o es menor al 35% del electorado.
Las experiencias exitosas en América Latina se ubican en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Perú.
Y en escenarios de voto fragmentado, como se avizorá el proceso sucesorio en México, este domingo 1 de julio de 2018, la segunda vuelta electoral se vuelve obligatoria, incluso, para evitar convulsión social. Es un riesgo posible en México, donde se vive, ahora, una aparente pruralidad partidaria, sin que necesariamente eso implique una diversidad de planteamientos políticos ideológicos. En parte es por eso que el único que apunta a otro rumbo, Andrés Manuel López Obrador, se ha encaramado en la cresta de las preferencias del electorado. No pasa lo mismo con José Antonio Meade Kuribreña, del PRI-PVEM-PANAL ni con Ricardo Anaya Cortés, de la coalición PAN-PRD-MC. Ni con los otros candidatos independientes. Margarita Zavala, Jaime Rodríguez Calderon (‘El Bronco’) ni con Armanado Ríos Piter. Todos ellos emiten el mismo  mensaje, el de la continuidad, aún cuando ambos han enarbolado la bandera anticorrupción, presuponiendo -erroneamente- que es la causa del hartazgo social. El hartazgo social -en parte- se debe al obsoleto sistema de partidos, de una clase política corrupta y sin representatividad real, que mantiene a México un sistema de dominación que genera año tras años millones de pobres.
Tras las elecciones locales del 2017, Ricardo Anaya planteó la necesidad de una segunda vuelta.
Y de hecho hay una iniciativa del PAN que propone que el presidente sea electo con un porcentaje mínimo del 42% de los votos emitidos. En caso de que esto no suceda, se deberá organizar una segunda elección en la que sólo participarían los dos candidatos que hayan obtenido más votos respecto al total emitido.
Otro debate que no puede seguirse aplazando es el del voto obligatorio.  Está establecido en 26 países. En muchos de estos países, como en México, no se hace egwctivo y no existen sanciones. En otros, la legislación en laxa. Se puede entregar una justificación legítima para la inasistencia. En otros se debe pagar una multa, y en otros mas, la sancion establece posible pena de cárcel, aunque no hay casos documentados.
En algunos países la cárcel es una opción si no se paga la multa, bajo la pe a de violación del deber civil.

Acerca de PMNOTICIASMX

Verifica Tambíen

Los alfiles del próximo gobierno para rescatar el campo

Andrés Manuel López Obrador presentó a los encargados de la política agraria en el próximo gobierno. El …

A %d blogueros les gusta esto: